• 26 junio, 2022

SoloChaco

Portal de noticias de la Provincia del Chaco

Carlos Martínez y la prohibición para los carros: «En el debate faltaron los actores principales»

Jun 22, 2022

Una amplia mayoría de los concejales de Resistencia votó la semana pasada un código que incluye la prohibición para la tracción de sangre en la ciudad. Todavía resta saber desde cuándo regirá y qué contención se dará a las familias que hoy dependen de los carros para subsistir.

El Concejo Municipal de Resistencia aprobó la semana pasada un Código de Tránsito y Transporte, con varios elementos novedosos y una medida que de inmediato generó un intenso debate: la prohibición de la tracción de sangre, es decir de la circulación en la ciudad de carros tirados por caballos o cualquier otro tipo de animal. Ahora resta saber cuándo la intendencia promulgará la ordenanza y si la prohibición regirá de inmedito o si tendrá una aplicación progresiva. Otra incógnita es si habrá algún tipo de compensación o asistencia para quienes dependen de su carro para sostener los gastos de sus familias.

Carlos Martínez y la prohibición de los carros tirados por caballos: «Esto no debe consistir en ocultar la pobreza».

Al brindar su opinión sobre el tema, Carlos Martínez, exdiputado provincial y principal referente del Movimiento Libres del Sur en el Chaco, consideró que «en este debate faltaron los actores principales, que son las personas que necesitan para su subsistencia de los ingresos que generan con sus carros».

«Cuando se habla de modificar el régimen de los remises, se habla con los remiseros; cuando se habla de cambios en el sistema educativo se habla con los docentes. En esta cuestión deberían haber sido escuchados los carreros, pero eso no sucedió», planteó.

CUESTION CENTRAL

Martínez sumó que el asunto «está ligado a un tema central de la realidad del Chaco y de Resistencia, que es la pobreza», y aclaró que «eso no significa que no fuera necesario hablar de la manera de superar la tracción de sangre y luchar contra el maltrato animal», aunque «considerando al mismo tiempo las necesidades de estas personas».

El dirigente remarcó la necesidad de que los carreros sean parte de la solución «porque de lo contrario el problema de fondo no desaparece, como ocurrió hace varios años con los vendedores ambulantes que fueron desalojados del centro y terminaron ocupando otros sectores de la ciudad».

En ese sentido, opinó que «la reconversión de los carreros se tiene que dar con el tiempo necesario. Para empezar, hay que registrarlos, saber cuántos son, en qué condiciones viven, registrar a los animales también. Eso requiere un control del Estado. Pero el Estado, lamentablemente, controla cuando quiere, a veces no lo hace aunque sea necesario. Acá debería haberse instrumentado un proceso gradual, no ir directamente a la prohibición».

Para Martínez, «la mirada no tiene que ser la de la prohibición de la tracción de sangre, sino hablar de cómo reemplazarla, porque si no hay una base de consenso la norma no va a tener resultados positivos. Esto no debe consistir en ocultar la pobreza, sino en dar alternativas para que estas familias puedan seguir obteniendo ingresos con los cuales atender sus necesidades».

El exlegilador reiteró que su postura «no es la defensa del maltrato animal» sino que destaca la conveniencia de «entender que estamos frente a un tema complejo que requiere un abordaje integral y una salida gradual. No creo que sea imposible instrumentar un diálogo constructivo entre las partes involucradas».

NORTE