• 26 julio, 2021

Grave: Sameep trabaja contrarreloj para sostener la provisión de agua

Jul 16, 2021

Estiman que la situación de bajante continuará igual por los próximos 3 meses. piden a la población el uso racional y consciente del vital líquido.

Frente a la mayor bajante histórica que se vio en el Chaco en los últimos 50 años, con niveles mínimos alcanzados por los ríos Paraná y Bermejo, la empresa provincial Sameep se encuentra tomando acciones ante cualquier otra contingencia que pueda afectar al servicio de agua.

Al respecto, el ingeniero Mario Moreira, gerente de Producción y Transporte de Sameep, dijo que, si bien la provisión del líquido está garantizada, la situación es preocupante y requiere de medidas para prevenir una emergencia.

Uno de los problemas se debe al bajísimo nivel del riacho Barranqueras, donde ayer el hidrómetro marcó solo 22 centímetros en el mismo lugar donde se encuentra la boca de toma de las plantas de producción que tiene la empresa en dicha ciudad, donde se produce el agua para consumo del área metropolitana.

“El problema es que el río está bajo y, al venir con menos caudal, se va poniendo más lenta la sedimentación y se forman bancos de arena, lo que complica la captación de agua”, dijo Moreira, aclarando que “por suerte no tenemos tanta influencia del Bermejo”, ya que actualmente se encuentra bajo pero cuando sube aporta muchos sólidos en suspensión al riacho Barranqueras.

Por otro lado, teniendo en cuenta los pronósticos desalentadores, el ingeniero indicó que Sameep evalúa trasladar un pontón al centro del riacho, mientras que aguardan el avance de la obra del Segundo Acueducto para agregar otra toma que suministre agua cruda directamente desde el Paraná.

Ante el problema de la bajante, Moreira contó que el año pasado Sameep alargó las bombas de toma para llegar más abajo en el río. Además, sumó bombas flotantes y sumergibles y actualmente se encuentran trabajando en la adquisición de un fuente de bombas flotantes para llevarlas más al centro del cauce del riacho Barranqueras, para asegurar la captación de agua.

“Mientras se tenga forma de captar el agua no va a haber dificultades. Hoy el problema es energético, porque mantener el caudal de producción implica mantener las maquinarias de bombeo en marcha por más tiempo”, explicó el ingeniero al respecto. Por último, Moreira solicitó a la población un uso racional y solidario del agua en estos momentos de bajante excepcional.

“Hay que tener consciencia de que es momento difícil. Los pronósticos no son buenos para los próximos tres meses y los ríos van a seguir críticos, por lo que es importante no desperdiciar ninguna gota. Es hora de maximizar el cuidado para que nadie se quede sin este líquido vital”, remarcó Moreira.

La sequía en Brasil afecta a nuestro río

La sequía en Brasil es la peor en casi un siglo. Las precipitaciones se sostienen por debajo del promedio histórico desde octubre de 2019. Aguas abajo, el efecto es de una fuerte caída en todo el río Paraná que también está afectando el transporte por barco y, en algunas zonas, ya hay efectos sanitarios.

La situación del río en la Argentina va a depender no sólo de las lluvias, sino también de lo que haga Brasil con los embalses. Según el Instituto Nacional del Agua (INA), por el Paraná está ingresando a la Argentina el 40% del promedio de los últimos 25 años del caudal de agua y la bajante de 2021 está en los niveles de los registros históricos de 1934 y 1944.

En Rosario, por caso, se registraron bajas de tres metros. Además, el INA apuntó que julio será ‘especialmente crítico, con afectación de todos los usos del recurso hídrico‘, principalmente en la captación de agua pluvial para consumo urbano.

En tanto, la institución espera impactos en ‘las tomas de agua para consumo urbano, para refrigeración de centrales de generación eléctrica y de procesos industriales‘, problemas en ‘la navegación fluvial, fauna íctica, estabilidad de márgenes‘ y una ‘exposición a incendios en márgenes e islas‘.

Fuente: Norte