• 2 diciembre, 2022

SoloChaco

Portal de noticias de la Provincia del Chaco

Gustavo Martínez dio detalles de la situación financiera del Municipio y su próximo presupuesto

Nov 10, 2022
Gustavo Martínez dio este jueves detalles de la situación actual financiera y tributaria del municipio y de lo que proyecta para el 2023 en materia de obras, infraestructura y servicios.

Además, adelantó que el presupuesto Municipal para el año que viene será superior a los 31 mil millones de pesos y subrayó que la impronta de su gestión se basa en «cuidar los recursos ordenando los gastos, para invertir en obras y servicios».

Informó que ya se envió por parte del Ejecutivo los proyectos de Ordenanza General Tributaria e Impositiva para ser analizados por el Concejo Municipal. Y remarcó la «responsabilidad y ordenamiento» para fijar las erogaciones, ratificando su política de «brindar más y mejores servicios a los contribuyentes, además de los beneficios salariales para los trabajadores municipales, que para 2023 podría superar el estimativo índice inflacionario previsto por Nación».

«Lo llevamos adelante con una filosofía que nos permita lograr en el tiempo una mayor inversión de capital y reducir el impacto del ingreso indiscriminado de personal al Municipio», dijo sobre los proyectos y contó: «Estamos trabajando para que nuestros recursos humanos sigan capacitándose, definir los perfiles e ingresos por necesidades técnicas o de gestión y que pueda ser un mensaje directo del sector público al privado respecto al ordenamiento del gasto».

EL PROYECTO 2023

En otro orden, el intendente se refirió al presupuesto para el año que viene, que tiene una estimación de 31.534.996 de pesos.

«Es una suma muy importante para volcar a Resistencia, prevista según la recaudación que tenemos con los porcentajes de este año y que pueden mejorar», subrayó, aclarando que es según lo estimado con los presupuestos nacionales y provinciales: «Son importantes para estimar los ingresos de fondos de coparticipación e inflación prevista».

Consignó que la distribución de los fondos se origina con un 22 % de recursos propios y el resto a través de la coparticipación, que tuvo un crecimiento en base a la aplicación de distintos conceptos.

LA MASA SALARIAL

También se refirió al personal municipal en materia salarial y dijo que su gestión apunta a superar el porcentaje estimativo de inflación, por encima de lo previsto por la Nación y la Provincia.

«Hay dos cuestiones, una es establecer claramente cómo se dio el gasto y qué se pretende con este presupuesto», manifestó y recordó que en 2016 la cantidad de empleados de planta municipales era de 3.648, pero en 2019 llegó a 4.900 y a partir de su gestión hubo recomposiciones importantes, actualizaciones y recategorizaciones, sin engrosar la lista.

«Ya llegamos con todos los beneficios pendientes, actualizando estancamientos de más de 10 años», indicó y sumó: «Pretendemos seguir con la política de ordenar la estructura de personal y el gasto en función a ello, para así generar mayores recursos y obras que reclaman los vecinos».

LOS TRIBUTOS

Asimismo, se refirió a los impuestos tributarios inmobiliarios municipales y contó que, de una base total de 98.000 contribuyentes, más de 50.000 tendrán aumentos de entre 300 y 400 pesos bimestrales.

«Todo lo que dicen por allí en porcentaje hace ruido, pero cuando lo llevamos a los pesos se nota que no es tan así, en el impuesto tasas de servicios la distribución es más equilibrada para toda la ciudad», expresó.

En ese aspecto, reflejó que en Resistencia existen 145 mil lotes habitados por familias, de los cuales 98 mil están registrados en la Dirección General de Catastro municipal. Por ello la iniciativa comunal «Construyendo Barrios» está logrando que miles de vecinos se incorporen por mes como contribuyentes voluntarios de servicios.

«La recolección de residuos se hace igual, pero con este programa avanzamos hasta tener un promedio de 2.400 contribuyentes registrados por mes. Es más justo para aquel que viene soportando la carga tributaria», dijo.

Y agregó: «Es una forma de lograr que un asentamiento o un sector obtenido a través de una ley de expropiación que se canceló pueda ser un barrio registrado y aportar al funcionamiento de la ciudad».

Diario TAG