• 18 abril, 2024

SoloChaco

Portal de noticias de la Provincia del Chaco

Preguntas sin respuesta sobre las políticas de género

May 26, 2023

En tiempos donde el tema de las “políticas de género” gana espacios desmesurados en Medios de Comunicación y redes, las repercusiones plantean algunos interrogantes:

¿Mediante qué acuerdos sociales o políticos la sociedad argentina facultó al Estado para que avasalle los derechos de familia?

¿Desde cuándo nuestros hijos pertenecen al Estado?

¿Quién le dio derecho al Estado de redefinir el matrimonio, la familia y hasta la verdadera condición sexual?

¿Por qué llaman al aborto “interrupción del embarazo”, cuando es un homicidio?

¿Por qué llaman a las uniones del mismo sexo “matrimonio”, cuando es abominación y por qué llaman a la adopción homo-parental “familia”, cuando es una aberración contra las leyes de Dios y la naturaleza?

Lo que están haciendo es destruir impunemente la primera partícula del entramado social. La célula primaria de la civilización.

¿Tenemos presente que hombres disfrazados de mujer están quedando legalmente habilitados a entrar cuando se les antoje a los baños de damas? Los mismos que usan las estudiantes, maestras, personal directivo y de apoyo. ¿Quién garantizará su conducta dentro del baño de niñas, cuando no lo tienen decoro ni para vestirse?

Estamos dando lugar a lo inentendible: un hombre se “auto-percibe” como mujer y le otorgan un nuevo DNI como mujer. ¿Y qué pasa con los que se “auto-perciben” como literatos, militares, ingenieros, marinos, docentes universitarios o astronautas? ¿Podremos agregar esas “percepciones” a nuestros currículums? En todo caso, qué requisitos objetivos se deben reunir para -teniendo un sexo real y comprobable- ser anotado legalmente con otro imaginario. Sería más probable que las personas pudieran demostrar objetivamente condiciones de literatos, militares, ingenieros, marinos, docentes universitarios o astronautas que algunos de estos hombres sus “auto-percibidas” condiciones de mujer, o de hombre, cuando no lo son de nacimiento.

¿Cuál fue el criterio para que el Estado argentino le otorgue libre acceso a las escuelas a una minoría sin capacidad pedagógica ni respaldo curricular, para bajar línea sobre un tema tan delicado como la identidad sexual? Difícilmente el 0.1% de los escolares argentinos tenga problemas con su identidad sexual; mientras que el 100% de los que han quedado facultados para educarlos los tienen, por propia definición.

¿Por qué el Estado argentino le da a una persona transgénero todos los derechos, facilidades y gratuidades a las intervenciones quirúrgicas y psicoanalíticas para cambio de sexo, además de los tratamientos hormonales, al tiempo que niega al resto de los ciudadanos esos mismos tratamientos justificados por razones clínicas?

¿Cuál fue el criterio por el que se omitió una consulta popular, con este tema tan delicado? ¿Por qué no se plebiscitaron las leyes de género antes de ser promulgadas? En 1984 nuestro gobierno plebiscitó el tratado de paz con Chile por el conflicto del Canal de Beagle. ¿No son las leyes de género un tema mucho más trascendente y relevante para una consulta popular?

¿Por qué no hubo un referéndum por el tema del aborto? ¿Por qué no se plebiscitó la ley o se sometió a un referéndum? Estamos hablando de vidas humanas…!

¿Por qué no hubo una consulta popular sobre el plan de estudios de la ESI? ¿Por qué no se debatieron públicamente antes de autorizarse su uso? ¿Cuál era el apuro?

¿Cuál fue el criterio para que el Estado le otorgue libre acceso a las escuelas, financiamiento y hasta auspicio legal a una minoría, omitiendo a otras? ¿No tienen acaso mejores razones para tener acceso a la mente de nuestros chicos las organizaciones aborígenes, el sector de la tercera edad, los huérfanos, las personas con discapacidad, los inmigrantes, los ambientalistas, los ruralistas o los pacifistas? Cualquiera de ellos dispone de agendas de mucho mayor contenido y relevancia sobre temas que atraviesan transversalmente los estamentos de nuestra sociedad. Todos tienen realidades palpables y vigentes sobre las cuales discutir, antes que “percepciones” personales y subjetividades.

Se argumenta que los objetivos de estos espacios de diversidad sexual son ampliar la información sobre aspectos biológicos, fisiológicos, genéticos, psicológicos, éticos, jurídicos y pedagógicos, en relación con la sexualidad de niños y adolescentes. Y uno se pregunta: ¿por qué hecho mágico y repentino la comunidad LGTBIQ+ se percibe como apta para manejar información sobre todos estos tópicos, en su mayoría científicos? ¿Por qué hecho mágico y repentino dejaron de ser los padres de los niños los destinatarios naturales de cualquier información y capacitación concerniente a la sexualidad de los menores? ¿Por qué no capacitar a los padres para que manejen el tema en sus casas? ¿Por qué esa invasión de roles? ¿Se da por sentado el desinterés o la incapacidad de los padres por hacerse cargo de la educación sexual de sus hijos? Hasta para la organización de una cooperadora escolar, una kermés o un campeonato de fútbol se le da más intervención a los padres…!

¿Por qué fenómeno científico o por qué mágicas circunstancias los colectivos gay resultarfon facultados para estar sobre los organismos públicos y privados de la salud en la capacidad de entender y enseñar sobre VIH/sida, enfermedades transmisibles o en salud sexual y reproductiva?

¿Por qué debemos asistir callados, inermes, a que un hombre adulto o un joven (como el hijo del presidente) esté frente al aula disfrazados de mujer y bajando línea sobre un tema que –notoriamente- no tiene resuelto en su propia vida? Ninguna escuela de país que se precie, permitiría que alguien se presente a dar clases sobre sexualidad ataviado de Piñón Fijo, de Batman o de Chucky. ¿Por qué sí de mujer? ¿No es un disfraz acaso?

Qué dice La Biblia

¿Por qué deberíamos aceptar como ciudadanos lo que para La Biblia es inadmisible? ¿Las leyes de Dios dejaron de estar sobre las leyes del hombre?

¿Por qué –de repente- deja de tener entidad y autoridad lo que La Biblia plantea hace milenios sobre sexualidad? ¿En qué momento perdieron peso y valor sus definiciones, mandatos y advertencias?

La Biblia dice claramente que Dios creó al hombre y a la mujer, a quienes unió en matrimonio para que formen una familia. No creó “géneros”. Solo dos sexos, definidos por el ADN, por cada célula humana y no solo por los genitales. Pura biología. Y les dio roles, funciones y propósitos bien claros, con las debidas indicaciones de lo que Él considera que está bien y lo que está mal.

Todo eso fue establecido por Dios en su libro santo. Su constitución. ¿Quién es el hombre para modificarlo?

¿Cómo una ley humana, temporal e imperfecta, puede modificar lo establecido por el inmutable creador del universo y de la vida?

Cielo y tierra pasarán, pero su palabra no pasará. En cambio, las leyes aberrantes a las que nos referimos, pueden ser derogadas, modificadas o reemplazadas en cuestión de meses o años por otros hombres, según convenga política o electoralmente. ¿Y quién pagará por el daño que ocasionen mientras tanto?
“Un hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad, y no puede entenderlas porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14).

Pero, mientras los que se han rebelado contra Dios no reflexionan sobre las consecuencias de sus obras ni preparan sus corazones para arrepentimiento y restauración, no asistamos pasivos a sus desatinos, no dejemos que ingresen a las escuelas, no dejemos que pongan un pie en las aulas ni que les hablen –de ningún tema- a nuestros hijos, nietos, sobrinos, vecinos ni a ningún menor.

No dejemos que leyes injustas y desatinadas dispongan que homosexuales, lesbianas, transexuales, travestidos, queer, drag queens y feministas y otros que se enorgullecen de sus elecciones voluntarias, adoctrinen a nuestros niños en temas para los que, por sus propias definiciones y estilo de vida, no están preparados.

Lo correcto y aceptable está escrito hace milenios en el mismo libro sobre el que los políticos y funcionarios juraron al asumir sus cargos. Si no lo leyeron o no lo entendieron, ni siquiera ante las imperfectas leyes del hombre pueden alegar su propia torpeza o ignorancia. Deberían saberlo, deberían conocer qué está escrito. Dios no demanda respeto protocolar, demanda obediencia.

El reino de los despropósitos

¿Vamos a dejar que durante nueve meses -los que llaman a las cosas que no son como si fueran y que pasarán una eternidad en el infierno- se apropien de la mente de nuestros niños? ¿Luchan hace siglos para sacar La Biblia de las escuelas para reemplazarlo por el evangelio de género?

¿Por qué deberíamos permitir que un minúsculo sector de intereses imponga sus opciones morales a la mayoría absoluta de sus compatriotas? Los cristianos no nos oponemos a su libertad para vivir según su elección personal, garantizada por el libre albedrío que Dios nos otorga. Que vivan su vida como quieran, pero que no se arroguen el derecho de quitarle o limitarle esa misma libertad a los demás.

En un país donde el censo de mayo de 2022 contabilizó 46.044.703 de habitantes, sólo el 0,02% de la población se “autopercibió” no binaria, o sea unas 9.200 personas. Sin embargo, el presupuesto 2023 para políticas de género es de 4 billones de pesos…!

El Estado ha decidido gastar $434.782.609 en cada uno de los 9.200 “autopercibidos”, destinándoles un ministerio, tres secretarías, catorce direcciones, 3.545 empleados, 2.180 psicólogos y 211 médicos; una decisión política desatinada, desproporcionada e injusta, casi demencial, si consideráramos el resto de 46 millones de argentinos… además de una clara exposición de las prioridades éticas y morales de este gobierno.

No dejemos que ingresen a las escuelas

Opongámonos firmemente, peticionemos, reclamemos, exijamos, denunciemos, enfrentemos y resistamos pacífica y racionalmente cada desatino que quieren imponer los que se han unido para destruir las instituciones de Dios.

No asistamos pasivos a la nefasta agenda de los colectivos homosexuales, feministas, abortistas, eugenistas y pedófilos y sus aliados de las corporaciones farmacéuticas y ocultitas.

Hagámonos escuchar ante el Estado, funcionarios, legisladores y jueces, las entidades civiles, los establecimientos y escolares. Ejerzamos nuestra autoridad natural y cívica.

Presentemos defensa de nuestras convicciones con mansedumbre y reverencia, fundados en la ley eterna e invariable de Dios. Establecidas sobre la roca sólida de Jesucristo, contra la que se despedazarán los que se han coludido para volver a crucificarlo. Tanto lo odian que no pueden aceptar que Él ya venció al mundo, el pecado y el infierno y que ofrece perdón y reconciliación para aquellos que se arrepientan y acepten vivir en obediencia.

Pero como dijo antes de su victoria definitiva sobre el pecado: “Perdónalos Señor, no saben lo que hacen”.

Que no pongan un pie en las aulas esos que –precisamente- no saben lo que hacen.

C.C.