• 28 enero, 2022

Responsabilidad social, empatía y respeto ciudadano

Ene 13, 2022

Es de público conocimiento que nos encontramos ante una creciente exponencial de casos positivos de Covid-19 y aislamientos por contacto estrecho ante las variantes circulantes del virus en nuestra ciudad.

De la misma manera que ascienden los casos, aumenta la mala condición en la cual deben desempeñar su jornada laboral todos aquellos que sirven en el área de Salud Pública.

Hablamos de un personal de Salud que no ha tenido descanso, que no se ha relajado en ningún aspecto y que, en algunos puntos, no se lo está valorando como deberían hacerlo; principalmente desde el arco gubernamental.

Muchos trabajan en la precariedad, en condiciones indignas y recibiendo violencia verbal y física de manera constante.

Entendemos que los tiempos que atravesamos no son fáciles para nadie. Pasamos por una gran crisis económica y un proceso inflacionario que solo conoce un camino ascendente.

Comprendemos que la pandemia que nos azota parece que nunca llega a su fin y se traslada a nuestras vidas siendo una gran carga y peso que nos afecta de manera constante. Y, gran parte de esta carga, que significa la pandemia, la lleva el Personal de Salud.

Muchos de ellos, se encuentran trabajando en condiciones indignas; otros ni siquiera fueron provistos de los materiales básicos elementales para llevar a cabo las diferentes asignaciones, y deben costearlo ellos mismos. Sumando a todo ello, la inseguridad que deben vivir día a día ante hechos de violencia y la falta de respuestas ante sus reclamos justos.

Es momento de tomar conciencia que, más que nunca, debemos ser ciudadanos responsables y empáticos.

Cada doctor y cada enfermero, nos está garantizando nuestro derecho a la salud; Sin descanso, ellos se encuentran al servicio de toda la comunidad.

Cada uno de ellos, son nuestros héroes, y es momento de que nosotros, como ciudadanos activos y partícipes, lo seamos también. Respetemos y honremos a cada médico, enfermero; a cada persona que conforma el personal de salud y, sobre todas las cosas, cuidemos y respetemos las precauciones establecidas de prevención.

Que nuestra responsabilidad ciudadana se marque en nuestros corazones con compromiso, tolerancia, empatía, respeto y cooperación.

Continuemos aplaudiendo, como lo hemos hecho desde el inicio, a todo el personal de salud que son nuestros héroes del presente y del futuro.