• 23 octubre, 2020

Sector algodonero: avanzan en una agenda público-privada hacia una ley de semillas

Sep 24, 2020

El gobernador Jorge Capitanich se reunió con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, y productores y empresarios algodoneros para trabajar sobre la agenda algodonera, necesaria para integrar todos los eslabones de la cadena.

“Tenemos una capacidad instalada de desmote importante y observamos una serie de iniciativas de inversiones para incrementarla, además del crecimiento de la capacidad instalada de la producción para el desarrollo industrial. Necesitamos reivindicar lo que sea necesario para producir más y mejor algodón y desarrollar toda la cadena textil para vender nuestra ropa al país y al mundo”, destacó Capitanich, insistiendo en la necesidad de impulsar una ley de semillas específica para el sector, así como el seguro multirriesgo.

La agenda algodonera que viene trabajando contiene tres ejes fundamentales que requieren aún mayor cooperación interinstitucional: la bolsa de comercio para hacer funcionar el mercado algodonero y garantizar certidumbre respecto al precio, mayor descentralización de laboratorios de estudio de HVI para verificar calidad, y un marco regulatorio para legitimar los procesos de avance científico-tecnológico de variedad genética de semillas. “Es necesaria una ley de semillas que regule la genética algodonera específicamente”, remarcó.

En ese sentido, reconoció el trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) por “la nobleza del algodón y la inclusión de maquinaria, herramientas de precisión y el desarrollo de la transferencia de tecnología que han tenido”. “La transferencia tecnológica a través de tres variedades tendrá un impacto significativo esta temporada. El avance de la genética vegetal más importante se dará de aquí al año 2028, y tiene que ver con el gen que termina definitivamente con el flagelo del picudo algodonero”, explicó.

Por su parte, Basterra consideró que es necesario actualizar los valores de rentabilidad del cultivo que es emblema para la provincia y que no signifique una dificultad para los pequeños y medianos productores. “La pandemia ha contribuido a que la gente tome dimensión de lo que está consumiendo, comprando la materia prima para producir por ejemplo sus propios alimentos. En el caso del algodón, la posibilidad que tiene es llevar a los pequeños y medianos productores el concepto de inclusión social dentro de un sistema productivo”, señaló.

“La agricultura familiar tiene hoy un valor que no está monetizado, pero la pandemia, paradójicamente, nos permite monetizar y valorar el trabajo de pequeños y medianos productores en la generación de materia prima con trazabilidad e identidad que les permita capturar parte de un mercado, y que este sea una buena oportunidad de trabajo para el segmento”, manifestó.

“En un contexto de lucha contra el hambre, esta es una buena forma de consolidar modelos que permitan lograr una mejor calidad de vida, más justa e inclusiva para las familias, dando a los jóvenes oportunidades de desarrollo y educación superior con ese sustento”, dijo Basterra.

Acompañaron también el ministro de Producción, Industria y Empleo, Sebastián Lifton y la presidenta de la Comisión de Industria, Comercio y Defensa del Consumidor, Transporte y Comunicaciones, Liliana Spoljaric.