• 7 diciembre, 2021

El chaqueño “Pumita” Silva cayó por puntos en la pelea por el título sudamericano

Oct 9, 2021

El campeón argentino supergallo, Pablo Gómez, se impuso sobre Leandro Silva, por puntos, en fallo unánime, tras diez asaltos, y así conquistó el título sudamericano gallo, que se encontraba vacante, en el combate estelar de la velada desarrollada el viernes por la noche en el Polideportivo Municipio Malvinas Argentinas, en Los Polvorines, provincia de Buenos Aires, televisada en vivo a través de TyC Sports y TyC Sports Play en su ciclo Boxeo de Primera.

La pelea central tuvo un ritmo incesante. Con dos boxeadores veloces y punzantes, la diferencia de efectividad fue determinante. Gómez (ahora 14-10-2, 1 KO), actual campeón nacional de la categoría superior y que fuera monarca sudamericano y latino de los gallos, cedió la iniciativa, y de contragolpe manejó a un peligroso Silva (7-7-3, 4 KOs), N° 3 del ranking argentino gallo, que siempre buscó la pelea. Ante un rival desafiante, Gómez filtró su jab zurdo seguido de punzantes derechas cruzadas a la mejilla. A pesar de que el apodado “Pumita” avanzaba y acertaba sus boleados y ganchos, desde la segunda mitad, jamás lo encontró. Elusivo y con velocidad de desplazamientos, el local tocaba con zurda y sus derechas se transformaban en pesadilla para su oponente. Con autoridad controló el combate, cerró mejor y se llevó el reconocimiento de todo el público.

Las tarjetas de los jueces expresaron la diferencia, al decretar: Héctor Miguel 97-93, Hugo Vainesman 97-93, y Javier Geido 99-91, todas a favor de Gómez.

El desarrollo del combate
En combate intenso, Silva tomó la iniciativa. Acortó las distancias y presionó con sus jabs y boleados y cross diestros al rostro. De contragolpe, Gómez respondía. Firme, soltaba su veloz derecha cruzada que se filtraba en la mejilla rival. Si bien “El Pumita” avanzaba y lanzaba más, con menos envíos el local era más efectivo. Tan es así que con su velocidad, Gómez impactaba su punzante cross diestro por arriba de la guardia hasta la mejilla rival. Y así sacaba ventajas.

Con empuje, Silva seguía buscando. Se brindaba, y se las ingeniaba para conectar sus boleados y añadir sus ganchos zurdos a las costillas. En un trámite equilibrado, los rounds se definían por escaso margen. Los pasos laterales y la justeza de los envíos del Gómez, se cruzaban contra la fiereza de Silva. Más sólido, “Pablito” eludía los arrestos rivales, tocaba con su jab y desnivelaba con su derecha recta y cruzada.

Con todo a su favor, Gómez controló los rounds finales. Se paró en la corta distancia, anticipó los cruces y respondió al rostro. Sus rectos, cruzados y ascendentes llegaron claros sobre el mentón rival. Tras ello, salía con pasos laterales. Así, manejó el ritmo frente a un Silva que no mermó su accionar, pero no lo encontró. Por eso, al sonar la campana definitiva, el público presenté los ovacionó.

A los 30 años, Gómez (53,400 kg.) recuperó el título que obtuvo en julio de 2018 cuando destronó a Carlos Sardínez y resignó en una cerrada decisión ante Luciano Baldor, en una unificación con la faja nacional. Además, 21 de diciembre siguiente consiguió su mayor triunfo al superar al doble campeón mundial Omar Narváez en fallo dividido, por el título latino gallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). En su última presentación, el pasado 10 de julio destronó como visitante a Ernesto Franzolini en fallo unánime del título argentino supergallo. En tanto Silva (52,800 kg.), que noqueó entre otros al propio Luciano Baldor, sus derrotas solo han sido frente a campeones, y se desquitó de Junior Zárate -quien lo había vencido dos veces-, buscará una nueva oportunidad.

Fuente: TyC Sports