• 25 septiembre, 2020

Nuevamente la Guardia Whasek protagonizó momentos de tensión con la policía

Ago 13, 2020

El jefe de la Policía del Chaco, Ariel Acuña, se refirió al incidente ocurrido en las últimas horas en El Sauzalito, negando que se hayan registrado enfrentamientos por un intento de toma de la municipalidad, sino que miembros de la guardia Whasek bloquearon el paso de transportes y de los móviles policiales que deben dirigirse a parajes o localidades cercanas.

Por el hecho ocurrido con la guardia originaria, el juzgado Multifueros de Nueva Pompeya correrá vista al juzgado federal de Sáenz Peña, según el jefe policial Acuña.

Acuña dijo a Radio Universidad que concretamente el lunes 10 se presentó en la comisaría local el intendente Alcides Pérez para informar que en la ruta 9, en el paraje Tartagal, que es jurisdicción de El Sauzalito, un grupo de aborígenes liderado por el cacique Mariano González «tenían intenciones de tomar la municipalidad porque ellos se quejaban de que el intendente debía el pago de unos servicios de encendido de grupos electrógenos, pero cuando el jefe de la comisaría tomó conocimiento, armó un operativo para frenar el paso de esas personas en el paraje Vizcacheral «, detalló Acuña.

«A las 21.40 se intercepta el paso de un tractor con acoplado y arriba iban alrededor de 30 integrantes de la etnia wichí, oriundos de las cercanías a El Sauzalito «, prosiguió el jefe policial, así desvinculando a los miembros de la exguardia Whasek. «No eran de El Sauzalito, sino de otras localidades cercanas», refirió el jefe de la fuerza de seguridad al desmentir que el hecho esté en relación con los que supieron conformar la guardia que estuvo meses atrás vinculada con varios hechos, pero que luego del acuerdo firmado por el gobierno, los originarios y la justicia federal, que intercedió en el conflicto, se resolvió su desintegración con fines de otorgarle un rol distinto al grupo en favor de la protección ambiental de la zona de El Impenetrable.

Con respecto a la treintena de personas que buscaban llegar hasta la localidad, Acuña explicó que el intendente vía telefónica se comprometió con los aborígenes a solucionar el problema. «Tras ese episodio decidieron regresar y cuando van a pasar donde está la guardia Whasek se encuentran que unos 50 uniformados les impedían el paso, con ramas y palos «, agregó Acuña. «Hubo una discusión, se pidió apoyo para que lleguen policías que estaban de franco. Y bueno, luego de una tensión, levantaron el corte «.

«La razón era porque querían impedir el paso de gente de una localidad a otra por la pandemia; pero lo más grave es que ellos no pueden impedir el paso, menos aún de los patrulleros, ni los movimientos sociales hacen eso, porque siempre dicen que patrulleros y ambulancias pasan», sostuvo Acuña sobre lo ocurrido.

Fuente: Diario Norte